Mantén tu material para esquiar SEGURO
Publicada el 11-05-2017, en Campañas ACESKI

SI MANTIENES BIEN TU MATERIAL DE ESQUÍ, TE PUEDE DURAR MUCHOS AÑOS

UNA VEZ HECHA LA INVERSIÓN PARA LA COMPRA DEL NUEVO MATERIAL DEBEMOS SEGUIR UNOS MÍNIMOS CONSEJOS PARA CONSERVARLO DE LA MEJOR FORMA Y QUE ASÍ NOS DURE MUCHAS TEMPORADAS


A continuación, te dejamos algunos:

SKIS – SNOWBOARDS & FIJACIONES

  1. Limpieza: Comencemos por lo más simple. Después de una jornada de esquí y antes de dejar el material en su rincón, no está demás separar los esquís, pasarles un paño o esponja húmedos y secarlos, sobre todo los cantos. La sal es muy corrosiva y la debemos eliminar con agua. Luego es importante secarlos para evitar el óxido de los cantos. Prestaremos atención en guardarlos bien secos. En lo que se refiere a las fijaciones, Podemos comprobar su funcionamiento colocando una bota y haciéndola saltar. Y el cuidado que requieren es el engrasado de las partes móviles, principalmente la parte del talón.
  1. Suelas: Cuando esquiamos debemos prestar atención en el cuidado de las suelas. Al quitarnos o ponernos los esquís intentamos hacerlo encima de la nieve, parece una obviedad, pero más de uno se coloca o se quita los esquís encima de “piedrecitas”. No cuesta nada caminar uno o dos metros para calzarse los esquís y evitar dañar la suela sin necesidad. De la misma forma cuando esquiamos, en ocasiones existen obstáculos escondidos, que no podemos evitar, pero no es extraño ver como más de uno pasa por el único lugar de la pista donde hay tierra y piedras. ¡EVITARLO!
  1. Encerado: El contacto del esquí con la nieve se realiza a través de las suelas, por ende, son fundamentales. Una vez al año conviene llevar nuestros esquís a un taller profesional, donde el técnico se encargará de mantener y reparar las suelas de nuestros esquís. Las suelas pueden presentar síntomas de“deshidratación” aparecen unas manchas blanquecinas especialmente cerca de los cantos, para evitar ello debemos encerar nuestros esquís. Durante la temporada nosotros mismos podremos encerarlos, para ello podemos optar por dos soluciones; aplicar cera líquida o cera caliente.
  • Cera líquida: se encuentra en varios formatos, en spray o en aplicadores con esponja. En ambos casos el recipiente no debe estar frío, para que la cera salga correctamente, la suela debe estar limpia, luego se aplica la cera, se deja secar y se pasa un paño para afinar.
  • Cera caliente: se limpian las suelas con un disolvente específico, hay quien utiliza un disolvente genérico y lo rebaja con agua. Una vez limpia se calienta la plancha. Con la plancha caliente se funde la barra de cera y se deja caer en las suelas. Con la plancha se esparce la cera por toda la suela. Luego se deja enfriar y posteriormente se pasa la rasqueta para retirar la cera sobrante. Luego se pasan cepillos de diferente dureza, se retira la cera sobrante sobre los cantos y por último con un paño se da el pulido final.

1-FIJACIONES
Para las fijaciones, cuando se va al taller, el técnico se encargará de revisarlas y si fuera necesario engrasará las partes móviles de las mismas.

  1. 2-CANTOSCantos: Son una parte muy importante.Ya que, con nieve dura o hielo, será lo único que nos mantendrá de pie sobre la pista. Al igual que las suelas se recomienda una vez al año pasar por el taller, y que sea el técnico quien nos diga si hay que hacerlos o no. Se puede utilizar una lima para repasarlos. Ésta puede ser una simple lima, o lima montada en adaptadores para ayudarnos a su correcto uso. Si uno no es un auténtico profesional, mejor utilizar limas montadas en adaptadores. Y si no somos profesionales, se desaconseja intentar “hacer los cantos” nosotros mismos. Lo que no está de más es utilizar estas limas montadas en soportes para repasar algún canto levemente cuando por ejemplo una piedra nos lo ha dañado. Sólo en estos casos para rebajar las asperezas del canto, se aconseja utilizarlos. De lo contrario se puede causar un pequeño desastre. Además, los cantos pueden tener una vida útil corta. Así como las suelas las podemos reparar cuantas veces queramos, los cantos son una pieza de metal que vamos rebajando, y podemos acabar con ellos. Los cantos son una pieza metálica que recorre el esquí, y que forma parte de la construcción del mismo y no puede ser reemplazada fácilmente. Si pedimos que nos rebajen los cantos muy a menudo, nos podemos encontrar con que la lima se ha comido todo el metal y no tener cantos.
  1. 3-TRANSPORTETransporte: Lo idóneo es transportar el material en el interior de un vehículo donde estará más que protegido. Muchas veces esto no es posible, en este caso podríamos optar por un cofre donde esté resguardado el material. Si optamos por un porta esquís, deberíamos intentar llevarlos dentro de las bolsas para esquís. Y por último si los llevamos tal cual, tener la precaución al llegar a casa de limpiarlos.
  1. 4-ALMACENAMIENTOAlmacenamiento: El material de esquí se debe guardar en un lugar limpio y seco. Se debe proteger del sol y de las altas temperaturas. Pero sobre todo de la humedad, ya que los cantos se podrían oxidar. Para evitar esto último podemos utilizar un paño humedecido con aceite y le aplicamos de esta manera una pequeña capa de aceite a los cantos sin tocar las suelas. También es interesante colocar desde una cinta o un trozo de papel para evitar que los cantos de los dos esquís estén en contacto entre ellos. O incluso guardarlos dentro de una bolsa. Para las fijaciones, hay un cuidado adicional respecto a los esquís o snowboard, y que consiste en relajar la tensión del muelle de la fijación. La fijación está regulada en función del peso, altura y nivel de esquí del usuario en una dureza determinada, y dicha regulación se realiza a través de la tensión de un muelle. A fin de temporada se sugiere coger un destornillador y bajar la dureza de la fijación al mínimo, tanto de la puntera como del talón. Y al comenzar la temporada volver a graduar la fijación en el número que se nos dejó inicialmente.

BOTAS

  1. Limpieza: lo primero es pasarles una esponja húmeda para quitar la suciedad, barro, grava o sal que hayan podido coger al caminar desde la pista hasta que nos descalzamos. Fundamental limpiar bien la suela de las botas.
  1. 5-BOTASSecado: Aunque las botas son impermeables, no son waterproof, por lo tanto, con la nieve primavera, nos puede entrar algo de agua. Sobre todo, el sudor hará que las botas en su interior estén mojadas, en particular el botín estará húmedo. Es importante que el este último esté seco, así se evita entre otros inconvenientes, un olor desagradable. Para ello podemos desde sacar el botín de la bota y secarlo, utilizar secadores específicos de botas (desde resistencias de calor, secadores de aire, etc.), secar las botas cerca de una fuente de calor (con cuidado) o colocar hojas de periódicos para que absorban la humedad.
  1. Taller: Aunque las botas no requieren excesivo mantenimiento, normalmente con la limpieza y el secado tendremos bastante. Debemos retirar las piedrecitas que se puedan instalar en las suelas. Las botas acudirán al taller cuando las compremos para adaptarlas, o bien una vez adquiridas porque nos hacen daño en algún punto concreto, aquí el taller nos las podrá personalizar y si es necesario deformar de forma específica. Otro motivo de ir al taller, será una reparación, tanto la puntera de la bota como su talonera, están sujetas a la bota con unos tornillos para facilitar su sustitución en caso de rotura o desgaste. Otra causa de visita la profesional podría ser la rotura de algún enganche o hebilla. Un cuidado que si podemos realizar es con una fina lija repasar las posibles rebabas que se pueden crear por el desgaste tanto en la puntera como en el talón.
  1. Transporte: Para su transporte se recomienda bolsas específicas y las que deben ir en el interior del vehículo o en un cofre. Es aconsejable, transportarlas hacia arriba, no tumbadas idealmente con algún secante en el interior de la bolsa. En las suelas podemos colocar unas hojas de periódico, para que absorban el agua y la humedad. Cuando esquiemos más de un día, es importante no dejar las botas en el automóvil o en un lugar sin calefacción. Es mejor que estén en un lugar caliente, para facilitar el acto de ponérnoslas y mantenerlas secas.
  1. 6-ALMACENAMIENTO BOTASAlmacenamiento: Se recomienda guardarlas en un lugar limpio y seco.Se debe procurar a que estén absolutamente secas, para evitar que al comenzar la nueva temporada nos encontremos el botín repleto de moho verde. De igual importancia, es guardarlas con las hebillas y velcros cerrados (ni muy apretados ni muy sueltos), y las lengüetas bien colocadas. Todo ello para evitar que se deformen. También sería interesante guardarlas con algún secante en su interior (por ejemplo, una hoja de periódico) para que absorba la posible humedad.

 

Fuente: Lugares de nieve

1-FIJACIONES